Background Image

Dr. Julio Sánchez Viamonte (1856-1931)

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Transcribimos aquí la biografía que, sobre su padre, escribiera el Dr. Carlos Sánchez Viamonte y que se encuentra en el archivo de sus descendientes:
Nació en Buenos Aires el 11 de noviembre de 1856 en un hogar patricio, siendo sus abuelos el Coronel Modesto Sánchez y el General Juan José Viamonte, revolucionarios de Mayo y guerreros de la Independencia.

El Dr. Sánchez viamonte cursó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires y se graduó de Doctor en Jurisprudencia en la Facultad de Derecho de la Universidad. Hizo sus primeras armas intelectuales en el ambiente estudiantil y formó parte del Club Liberal que presidía el Dr. Juan Carlos Gómez en cuyas exequias pronunció una oración fúnebre que fué su primer discurso.

En el año 1882 presentó su tesis universitaria para graduarse de Doctor. Eligió como tema "El Matrimonio" y trabajó en él con entusiasmo, sosteniendo puntos de vista liberales sobre esa institución, propugnando la creación del Registro Civil y objetando el sistema inconstitucional, hasta entonces conservado, de los tribunales eclesiásticos para los Derechos de Familia. La tesis fué rechazada por abrumadora mayoría en el Consejo Académico de la Facultad y el episodio adquirió resonancia escandalosa por los ataques hacia el dirigidos por la Iglesia y los clericales que conmovieron la sociedad de Buenos Aires con su propaganda contra "el ateo" y contra "el anarquista". Sin embargo aquella obra mereció juicios elogiosos como el del Dr. José Nicolás Matienzo en un prólogo con que apareció publicada en 1888, y en el cual dice, entre otras cosas: "Como toda investigación científica en el orden jurídico y sociológico, el ensayo del Dr. Sánchez Viamonte es suceptible de críticas más o menos fundadas; pero es indudable que nadie, entre nosotros, antes que él, ha llevado tan lejos el análisis de la materia del matrimonio a la luz de los principios filosóficos y constitucionales."

Obligado a presentar una segunda tesis, el Dr. Sánchez Viamonte lo hizo sobre "El Usufructo Legal" y la dedicó al profesor que por razones confesionales aconsejara el rechazo de la anterior, invocando un versículo del Evangelio que aconseja perdonar a los enemigos y amar a quienes nos denigran y calumnian.

En 1885 fué designado Asesor Letrado de la Municipalidad en la ciudad de La Plata en donde fundó su hogar y residió hasta su muerte. También fué Fiscal de Tierras para defender la tierra pública provincial y desempeñó esos cargos con notoria eficacia y con indiscutible autoridad moral.

En 1889 fué elegido miembro del a Convención Reformadora de la Constitución Provincial y, no obstante su juventud, su labor de Constituyente fué nutrida y valiosa, destacándose de un modo especial por un importante discurso que pronunció en defensa de la universalidad del sufragio.

En su bufete de abogado demostró excepcionales aptitudes de letrado y de jurisconsulto, señalándose por su vehemente inclinación hacia los problemas del Derecho Público, sin perjuicio de su versación poco común en materia civil. En 1898 fué elegido diputado nacional por la Provincia de Buenos Aires y su labor parlamentaria se singularizó por una gran altura cívica y por la defensa de las autonomías provinciales y del régimen federativo de gobierno que consideraba indispensable en toda su pureza constitucional tal como fué consagrado por la Constitución de 1853 y su reforma de 1860. En 1899 fue miembro de la Convención Reformadora de la Constitución Nacional. Todo eso, sin desatender los problemas cívicos e institucionales que interesaban a la Nación y a la Provincia.

Fué profesor de Derecho Internacional Público en la Facultad de Derecho provincial con asiento en La Plata y luego, cuando se nacionalizó la Universidad, desempeñó la cátedra de Historia Constitucional en donde su palabra aleccionadora era abonada por una conducta de ciudadano ejemplar y abnegado.

Cuando se sancionó la ley Sanz Peña volvió al Congreso Nacional como diputado por la Provincia de Buenos Aires por el Partido Unión Cívica y compartió la representación con Emilio Frers y Juan Carballido a más de Luis María Drago, elegido por la capital. Sus discursos parlamentarios y sus proyectos legislativos revelan su alta preocupación por los intereses institucionales de la república promoviendo la creación de instituciones que asegurasen la buena administración de justicia y combatiendo las alteraciones del régimen republicano.

Desde 1916 en que terminó su segunda diputación nacional se dedicó exclusivamente a sus tareas profesionales, en cuyo ejercicio dió preferencia a la defensa de la autonomía municipal, a la que dedicó más de 30 años en una lucha desventajosa y perjudicial para sus intereses patrimoniales, pero que se inspiraba en la obra de John Hampden precursor de la gran revolución de Inglaterra a mediados del siglo XVII.

El rasgo más saliente de su personalidad fué su virtuosa conducta de ciudadano combatiente y activo en defensa de la libertad y la justicia, convencido de que combatir la opresión y la injusticia era la única forma eficaz de rendir homenaje a su ideal.

Falleció en la ciudad de La Plata el 6 de abril de 1931. Al despedir sus restos en nombre de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de La Plata, dijo el profesor Dr. Juan Carlos Rébora: "Don Julio Sánchez Viamonte, a quien niño, me acostumbré a respetar como un prohombre y a quien no hubiera apeado -ni aún viviendo otra vida más- el tratamiento que reconocía en él a un gran maestro y denunciaba en mi a un ferviente admirador, perteneció a la clase de profesores -¡ay, no exclusiva!- que lleva a la cátedra el incomparable prestigio de las vidas nobles y de los corazones fuertes. Si una vez durante el año dijo en sus conferencias que nuestro régimen republicano era adverso al privilegio, veinte veces durante ese mismo año se lanzó a cerrar el camino de otras tantas prepotencias; si una vez explicó que la Constitución era ley de leyes, cincuenta se entregó, con ahínco, a volver leyes que repugnaban a la Constitución; si una vez definió con la palabra las garantías creadas para los derechos individuales, cien veces los defendió en sus escritos, cien veces los proclamó en sus discursos, mil veces los resguardó con su loriga de cruzado que, como la égida de Pallas, atraía y embotaba flechas destinadas, tal vez, a esconderse en pechos desnudos."

Dr. Carlos Sánchez Viamonte.
© 1972 - Nietos de Carlos Sánchez Viamonte.

Apellido:
Nombre:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies